miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz año!

Lectores!
Hoy acaba 2014, un año en el que hemos disfrutado de montones de libros llenos de historias con las que reír, llorar, viajar, fantasear o simplemente aliviar los rigores de la rutina.
Desde este pequeño rincón literario queremos desearos una feliz salida de año y un mejor empiece del próximo, en el que esperamos encontraros al otro lado, como siempre, dispuestos a disfrutar de nuevas aventuras en las que sumergirnos, sobre las que debatir o con las que encontrar el regalo perfecto para esa persona especial.
Nos vemos en 2015. Salud, felicidad y muchos muchos libros
Un saludo de todos los que hacemos Al fondo a la derecha

viernes, 12 de diciembre de 2014

Mr. Mercedes

Mr. Mercedes, Stephen King, Plaza y Janés, 2014
Escribir una entrada sobre uno de los grandes autores de la literatura contemporánea no es fácil, pero vamos a intentar estar a la altura, mínimamente.
Desde hace algún tiempo King es un autor al que sigo los pasos, del que leo y al que leo en lo que publica y que empieza a engancharme, lo confieso abiertamente.
Mr. Mercedes es la última novela que ha llegado a España. Según él mismo cuenta nació como un relato corto, hasta que fue consciente de que la historia se le había ido de las manos y pasó a formar parte de lo que será una trilogía que iremos descubriendo en los próximos meses (se espera para junio la publicación en inglés de la segunda parte, Finders keepers)
Después de un tiempo oculto en la comodidad del anonimato, el asesino del Mercedes decide ponerse en contacto con Bill Hodges, un poli retirado, al borde del suicidio, hastiado y consumidor compulsivo de telebasura que pica el anzuelo y decide reabrir extraoficialmente uno de los casos que dejó pendientes y que se ha convertido en una de sus grandes obsesiones. Brady Hartsfield se confiesa autor de la matanza del Centro Cívico donde murieron 8 inocentes y 15 más resultaron heridos. Brady reclama su reconocimiento, la fama de su gran obra y la muerte de todos los que rodearon el caso.
Ésta es una de las pocas veces en las que el autor decide alejarse un poco del género del terror, adentrarse en el relato policíaco (con guiños a It y toques gores…) y analizar la dicotomía entre el Bien y el Mal con el pretexto de un asesino obsesivo y demente. King nos presenta a un joven de 28 años que pese a su inestabilidad razona con lógica, juega al engaño con diferentes voces a partir de un perfil manipulador, que mantiene una extraña relación con su madre y al que le advertimos una vena perversa que roza la enfermedad. El autor pretende rebuscar en la emociones del lector, y como tal la angustia y la tensión las tenemos garantizadas, porque Brady asegura no querer repetir la masacre, pero… ¿estará esta vez diciendo(se) la verdad?.
Jerome, Olivia, Debbie y Hodges son los dignos títeres de su juego, pero aún está por ver quién ganará la partida, porque si Brady encarna el Mal, los buenos son muy Buenos y la inteligencia casi siempre marca la diferencia.
Me gusta este King “suave”, que dentro de sus marcadas características se reinventa e innova, prueba con las diferentes aristas que ofrece su literatura. Y como deja un final abierto abiertísimo pues… esperaremos con ansia la llegada de la siguiente.
Leedlo porque es difícil que os decepcione. Un regalazo con el que acertáis, os lo aseguro
Mr. Mercedes me parece el libro perfecto para despedirme de este 2014 de amor y libros. Nos vemos en 2015, mientras tanto no dejéis de leer!
Virginia




miércoles, 26 de noviembre de 2014

La tierra de las mujeres

La tierra de las mujeres, Sandra Barneda, Suma de Letras, 2014
La nueva novela de Sandra Barneda llega para continuar la tetralogía en torno a los cuatro elementos clásicos griegos (Aire, Tierra, Agua y Fuego) que comenzó con Reír al viento.
Gala Malborough viaja con sus dos hijas, Kate y Adele, a un pequeño pueblo del Ampurdán para cobrar la misteriosa herencia de la desconocida tía abuela Amelia y volver, después, para seguir con sus impostadas vidas en Nueva York. Esta decisión desencadenará todo un conjunto de pequeñas casualidades que descubrirán mentiras, secretos familiares, dolor… Nada volverá a ser lo mismo después de pisar aquel lugar perdido del mundo y sin cobertura.
Sin duda gran parte del peso de la novela recae en el dibujo de los personajes, bien diferenciados y pulidos en su caracterización. El ausente Román, la desaparecida Amelia Xatart, Gala y sus hijas, el pluscuamperfecto, Julianne, las abuelas de La Muga, Amat, Marc, Joana… Todo un entramado  en el que unos se complementan a otros como acompañantes, descubridores, amantes, amigos… Las ocho abuelas, y sus apodos, forman un círculo mágico que representa todo un abanico de personalidades y roles que ayuda a estabilizar su unión, que en comunión con la tierra es fuente de sabiduría y experiencia.
Es una novela llena de reflexiones sobre el ciclo de la vida, la vuelta a los orígenes, la herencia que nuestros antepasados imprimen a nuestro carácter, la conexión mística con la tierra que pisaron y que quizá el destino nos permita conocer a los siguientes… (y aquí… lean el poema de Ángel González al respecto).
Lo definiría como un libro tierno con toques espirituales, un cuento mágico salpicado de pensamientos en voz alta, una defensa cerrada del feminismo y su energía como sostén de la tierra y los pueblos.
A veces necesitamos un golpe de realidad, un cambio de rumbo para dejarnos ir en un viaje sanador al encuentro del amor (en cualquiera de sus formas), que sin duda es el motor del alma. Viajes que cambian tu vida, o al menos, remueven los cimientos de la aparente estabilidad rutinaria y que te levantan los pies del suelo para ponerte frente a la felicidad por arriesgado que parezca y aunque atenacen el miedo y las dudas.
Un libro lleno de frases que subrayar y sobre las que reflexionar. Un libro, como dirían Amelia o Nalda, “que necessites temps per a pair-lo, entendre´l i sentir-lo”.
No os dejéis llevar por los prejuicios y leed a Sandra Barneda, pasaréis muy buenos ratos y quizá os replanteéis salir en busca del amor allá donde esté.
Yo mientras espero al Agua.
Muy recomendable
Vir


martes, 18 de noviembre de 2014

Deja escapar a los lobos

Carol Rifka Brunt, Maeva, 2014.

"Es una novela lacrimógena", me dijeron cuando me la recomendaron. Y no les falta razón. June tiene 14 años cuando muere su tío Finn. El dolor es desgarrador, porque Finn era su maestro, su mejor amigo, el único que la comprendía. El distanciamiento con su hermana y el absorbente trabajo de sus padres obliga a June a pasar el duelo sola. Pero aparece Toby, el novio de Finn, del que June no sabía nada. June establece con Toby una relación secreta que oscila entre los celos y el descubrimiento, la vergüenza y el cariño. Pero todo es endeble y sabemos que se torcerá...
Dos cosas me han gustado de la novela: la facilidad para empatizar con June y el tratamiento realista de la marginación y el temor que rodeaba a los enfermos de SIDA en los años 80, cuando aún no se sabía demasiado de la enfermedad. No he leído nada que hablase de este tema y me ha parecido muy interesante el sufrimiento de los que lo rodean, que quieren cuidar de sus seres queridos pero temen continuamente el contagio.
A la vez, algo me ha rondado la cabeza durante toda la lectura: en mi opinión, es un libro para adolescentes. No porque June lo sea, ni por lo magnificadas que se viven las cosas a esa edad (y así nos lo cuente la narradora, que para eso es la protagonista) sino porque las pistas que nos conducen hacia algunas tramas secundarias (la relación con su hermana, con el compañero del colegio, o la insistencia en el cuestionamiento de la propia valía) son, quizá, demasiado evidentes. ¿Cambia algo el hecho de que fuera para adolescentes? Porque entonces el tema - la enfermedad, la muerte, la ausencia - me parecería valiente. Aún no he encontrado respuesta satisfactoria.
El libro es fácil de leer, y creo que probablemente igual de fácil de olvidar. Pero es entretenido y uno disfruta la lectura. A vuestro criterio lo dejo.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Sesenta kilos

Sesenta kilos, Ramón Palomar, Grijalbo, 2013
Una, que ya va afinando el gusto y las preferencias, oye hablar de una novela de narcos y bajos ambientes y se le hacen los ojos chiribitas. Pero hemos leído algo, y el listón ya tiene su altura…
El Nene y el Charli son dos "correveydiles" del trapicheo a las órdenes de Frigorías, pero quieren jugar en la primera división del negocio y hartos de comerse la peor parte del pastel deciden despistar sesenta kilos de farla pura al bueno del magnate y dedicarse al bon vivant al sol de cualquier paraíso.
Pero si ese mundo es traicionero también tiene una parte de corporativismo y colaboración que tapa, encubre y manipula. Y lo que parece una idea buenísima al amparo de la noche y unos tiros de coca, se complica y mucho con la luz del día, las armas, los ajustes de cuentas, asesinos a sueldo y amigos dispuestos a cobrarse cada favor. Y las mujeres, no olvidemos a las mujeres de los malotes, su verdadera perdición (toque machista al canto)
El tema y el planteamiento pintaban bien, pero el tono general tiene un punto de “chapuza” que me disgusta. No siempre el humor y la caspa son graciosos ni funcionan para aliviar la crudeza de un relato. Muy Torrente todo.
Si queréis contener el aliento con el tráfico de drogas, la prostitución y el hampa en general leed a maestros como A. Salas o Pérez Reverte.
Flojea tanto que lo he terminado a regañadientes
Yo creo que podréis pasar sin leerla, lo siento
Seguimos
Virginia


lunes, 27 de octubre de 2014

Nos vemos allá arriba

Nos vemos allá arriba, Pierre Lemaitre, Salamandra, 2014
En el año del centenario de la Primera Guerra Mundial nos encontramos con esta maravillosa novela, ganadora del Premio Goncourt en el 2013, que tiene sorprendida a media Francia con más de medio millón de ejemplares vendidos.
Después de haberla disfrutado os puedo asegurar que todo este éxito no es gratuito. Una novela bonita, de las de regusto al final, conmovedora, cómoda en sus líneas y tierna en lo más profundo de la historia.
Pocos días antes de la firma del armisticio que pondría fin al choque, con las fuerzas y la moral más que diezmadas, el teniente d´Aulnay-Pradelle decide levantar a sus tropas hacia un último ataque, una operación tan inconsciente como gratificante para sus propios intereses. Los soldados Albert Maillard y Édouard Pericourt  tienen ganas de volver a casa, de reencontrarse con los suyos y reincorporarse a la vida civil que dejaron tiempo atrás.
Pero en la guerra, sobre todo en la guerra, la avaricia, la sed de poder y las ganas de triunfo no siempre tienen un precio bajo. Ambos soldados acaban la operación gravemente heridos, rotos psicológicamente. Y toca volver.
Albert ha sido hasta entonces un pobre joven manipulado por su madre, falto de decisión y abocado a una vida predispuesta por los demás y la inercia de los días. Édouard pertenece, sin embargo, a una familia adinerada y poderosa ante la que decide no presentarse una vez acabado el conflicto. Las taras psicológicas y las cicatrices físicas hacen que ambos se alejen de su pasado y comiencen una serie de aventuras (y desventuras) en un país que no siempre les pone fácil la vuelta.
¿Cómo se reintegra uno a la vida “normal” después de haber infligido y sufrido los horrores de una guerra? Mientras las bombas estallaban en la trinchera de al lado el mundo seguía girando, y de los pobres soldados que con más o menos ímpetu defendían los intereses colectivos nadie se acuerda. Quizá levantar un monumento que recuerde al mundo cuán valerosos son sus hombres y qué poderosos sus gobernantes sea suficiente. O eso creen.
Una novela divertida, dura a veces, llena de ironía, aguda y ácida, a medio camino entre el drama psicológico y la crónica sociopolítica, que aborda temas como la capacidad de superación del ser humano, el egoísmo, la corrupción del poder, los entresijos de los gobiernos y la amistad y el compañerismo por encima de todo.
Precioso rato entre soldados locos
Merece mucho la pena
Leedla

Virginia

sábado, 27 de septiembre de 2014

Vestido de Novia


Vestido de novia. Pierre Lemaitre.  Alfaguara. 2014

Gracias a uno de esos lujos de ser librero, tuve la oportunidad hace unas semanas de empezar a leer una nueva novela de Pierre Lemaitre, último ganador del prestigioso premio Goncourt con su obra “Nos vemos allá arriba”. “Vestido de novia” es anterior a este;  Alfaguara la recupera y estará en las librerías el próximo 22 de Octubre.

 Aunque es una costumbre esto de poner en la contraportada “no vamos a contar nada de este libro” o “No dejes que nadie te desvele nada de esta historia”… voy a intentar contar lo justo y necesario, nada más.

Te invito a conocer a Sophie Duguet, una joven que comienza a preocuparte cuando se da cuenta de que pierde las llaves, que no sabe donde ha dejado sus cosas o no recuerda haber robado eso de que le acusan haber cogido en el super ni sabe qué ha pasado aquella tarde en que recupera el sentido mira sorprendida a su alrededor y su vida cambia radicalmente, para siempre.
Seguimos la angustia de una mujer atrapada en su pavor a perder la cordura cuando su conciencia desaparece, miedo a despertarse y comprobar que nada ha sido un sueño, sino su nueva triste realidad.

Pierre construye una novela con unos cimientos que en su comienzo parecen endebles pero que según va avanzando comienza a coger vigor, potencia, fuerza. Y que se alza página a página hasta conseguir llegar a lo más alto en su final.
Seré sincero, no me gustó el comienzo, me engañó. Pensé que Sophie era una tía despistada y nada más, que no había nada más detrás de eso. Hay más, mucho más.

Disfrutad de una novela con una estructura perfecta, de esas que están muy bien rematadas, cuasi perfectas, que te regala angustia y rabia en cada una de las partes que las divide Lemaitre.
La acabé en una tarde de esas de lluvia intensa, acabando el verano, cuando de repente la tormenta hace caer la noche antes de tiempo y cerrando la última página pensé que es un regalo saber leer, tener libros cerca y tranquilidad a tu alrededor para disfrutarlos.

Disfrutadla, muy recomendable.

martes, 9 de septiembre de 2014

Operación princesa

Operación princesa, Antonio Salas, Temas de Hoy, 2013
Me atrevería a decir que ésta es una de las reseñas más difíciles de todas las que he hecho, tanto por la complejidad de la trama argumental como por las sensaciones encontradas que provoca.
Prostitución, narcotráfico, clubes motoristas, corrupción, extorsión, censura, macrooperaciones judiciales… Un verdadero cóctel molotov en el que todos tienen intereses y nada sale gratis. Hay que salvar el pellejo y esperar que le explote a otro.
Antonio Salas es el pseudónimo bajo el que un periodista de investigación lleva años haciendo trabajos de cámara oculta. Ha estado infiltrado en ETA, en los Hammerskins, en redes narcos, trata de blancas… Su cabeza tiene un precio, arrastra condenas a muerte, amenazas y persecuciones que le obligan a vivir con una identidad falsa que le garantiza, al menos de momento, cierta protección. Ésta es su primera novela tras el éxito obtenido con ensayos como El Palestino, Diario de un skin, El año que trafiqué con mujeres… Estate atento, cualquiera de tus vecinos, el joven que se sienta a tu lado en el autobús o el cliente al que le vendes un libro puede ser algo más que un simple desconocido.
La historia de Operación princesa discurre sobre la vida de tres personajes principales que encarnan las claves del mundo que representan. Por un lado tenemos a Alexandra Cardona, una joven colombiana con un futuro prometedor como química gracias a su inteligencia y capacidad, pero que se ve obligada a huir de su país y recalar en España con la promesa de un contrato de trabajo y su consecuente prosperidad económica y social. La llegada al burdel del que será presa aleja, de pronto, cualquier esperanza de una vida mejor. Ángel, un motero atípico y demasiado neutro, decide tras algunos escarceos en los mundos más bajos, que ha llegado la hora de jugar en la primera división del narcotráfico. Para ello, y a sabiendas del error que comete, decide vender su alma al mejor postor, aceptar un trabajo tan sucio como peligroso y, sobre todo, procurando no tener que responder con su propia vida. Y, por último, Luca. Una joven guardia civil que una vez cerrado un impactante caso de asesinato de una prostituta en el que trabaja siente el impulso de seguir investigando quién es quién en el mundo del sexo.
Esta novela es tan todo que me resulta imposible contaros más sin contaros el resto, y aún así siempre me quedaría corta. Es demasiada novela para resumir en una reseña. Imposible
Todos hemos leído y oído acerca de los mundos sórdidos y los negocios oscuros en los periódicos o la televisión. Pero tener la suerte de que te lo cuente, en profundidad, alguien que ha vivido desde dentro las propias tramas de delincuencia más peligrosas del mundo es un plus de verosimilitud y valor impagable.
Novela dura, dramática, de las que te hacen contener el aliento y que deja un rastro de amargura, decepción e incredulidad… Una obra impactante y demasiado cruel para ser verdad, o precisamente porque es verdad todo parece más peligroso y delicado.
Desde luego Antonio Salas, sea quien sea, es un hombre de valor, el tipo de personas que de verdad cuentan la verdad aunque para ello tengan que arriesgar el pellejo.
Leedlo porque merece la pena absolutamente, pero no esperéis encontrar una novela ligera, porque de principio a fin os atraparán la intensidad y el desasosiego
Me ha dejado inquieta, pero ha valido tanto la pena que prefiero quedarme con la sensación de que cada trabajo de este tipo corta un poco más las alas a los delincuentes. Eso espero.
Recomendable al 100%
Virginia


viernes, 29 de agosto de 2014

Perfil asesino.

John Connolly, Tusquets, 2005.
Muy negros andamos por estos lares este verano...
Ya reseñamos en esta página (aquí) la primera novela protagonizada por Charlie Bird Parker, el expolicía cuya familia es cruelmente asesinada y que busca – y encuentra – al culpable. Parker pasa a trabajar como detective privado y algunos de los secundarios de esa primera novela, sus amigos, le siguen ayudando en la segunda (El poder de las tinieblas, más floja, más oscura, marcada por cierto tono quejumbroso y reiterativo del protagonista) y también en la tercera, la que ahora nos ocupa, que recupera lo mejor de la primera: las reflexiones sobre el mal, la posibilidad –cuestionada- de usar la violencia para hacer justicia, la necesidad de los débiles de ser ayudados, la pervivencia de las acciones del pasado suspendidas en el tiempo.
Charlie continúa su proceso de reconstrucción, pero ha sabido encontrar en su retiro en Maine la paz suficiente para seguir adelante. No cree en la reparación, pero sí en la expiación; porque el mal existe, yace bajo tierra, y a veces se producen grietas que le permiten salir a la superficie.
 “Aquél  fue mi primer vislumbre de la colmena que es este mundo, mi primera percepción de que el pasado nunca muere realmente sino que permanece vivo en el presente de una manera extraña y hermosa. Existe una interconexión entre todas las cosas, un vehículo entre lo que yace enterrado y lo que vive sobre tierra, una capacidad de mutabilidad que permite que una buena acción hecha en el presente rectifique un desequilibrio de tiempos pasados. En definitiva, ésa es la esencia de la justicia: no reparar el pasado sino, mediante una intervención posterior en la línea del tiempo, restaurar cierta armonía, cierta posibilidad de equilibrio, para que los vivos puedan continuar libres de carga y los muertos encuentren la paz en otro mundo”.

Una comunidad religiosa cuyos miembros desaparecen misteriosamente treinta años atrás. Una mujer que aparentemente se ha suicidado, aunque su familia piensa que no ha sido así. Un millonario con un secreto y un asesino que recurre a arañas e insectos para perpetrar sus crímenes. Escalofriante. Y, una vez más, merece la pena. Connolly, señores, es de los buenos. No lo dejen pasar.

sábado, 16 de agosto de 2014

Los cuerpos extraños

Los cuerpos extraños, Lorenzo Silva, Destino, 2014
Por fin llega a nuestras manos la séptima entrega de la serie protagonizada por Rubén Bevilacqua y mi tocaya Chamorro.
Esta vez Silva nos presenta el asesinato de una alcaldesa levantina que, avalada por el ímpetu de su juventud, pretende acabar con la red de dirigentes corruptos que nos invaden y encabezar la imagen de la renovación política que tanto ansía este país.
Tramas secundarias de tinte sexual, segundas intenciones, dobles juegos y rencillas proporcionan un largo listado de sospechosos que, con o sin guante blanco, han truncado la vida de una joven con demasiadas aspiraciones, varios secretos y algún oscuro rincón (como casi todos).
Decir que ésta es la mejor novela de las siete sería decir mucho, sobre todo aceptando el hecho de que Silva es siempre un valor seguro, y que mejor encierra una subjetividad innegable. Cada una de sus novelas, manteniendo a sus protagonistas y ciertas líneas fijas, tiene su sello, su pincelada particular, su idiosincrasia, y mal no lo debe hacer cuando con cada nueva publicación consigue reunir de nuevo fieles seguidores capaces de sorprenderse y disfrutar aún, y llamar la atención de quien todavía no conoce a Vir y a Vila. Lorenzo Silva es un escritor premiado en muchas ocasiones (gracias a este par) y tan prolífico en su producción que elijas el libro que elijas acertarás.
Los cuerpos extraños se enmarca en la actualidad con una facilidad pasmosa, reflejo del momento social que sufrimos, con los acercamientos habituales en Silva a la complejidad psicológica, a la crítica a cómo se hacen las cosas ahora en el Cuerpo, ensalzando sus logros (que los tienen) y confiando a los diálogos la capacidad de sujetar el argumento salpicándolo de humor, ironía, agilidad mental, dramas humanos y crímenes irracionales.
Seguir conociendo y reconociendo a Vila y su hastío, con su ciega confianza en Chamorro, pero a la vez preocupado (tras 15 años aprendiendo a convivir con su “militarismo”) por ese no sé qué que la oscurece. Y ver a una Vir en horas bajas, con una tristeza que merma sus capacidades y que silencia su agudeza son algunas las claves para que estos dos nos encandilen cada vez que aparecen. Son los mejores aunque ellos no lo sepan.
Silva es, sin duda, uno de mis escritores de cabecera, un hombre que, además de hacer Literatura con cada palo que toca, es capaz de ensimismar a un auditorio entero cuando recorre las salas de conferencias hablando de su obra, del sector, de grandes compañeros, de su biblioteca y del nefasto trato de los de arriba a la Cultura. Mi admiración y mi absoluto respeto.
Leed a Silva. Lo que sea. Todo. Con o sin orden. Pero hacedlo u os estaréis perdiendo a uno de los mejores autores que ha dado este país.
Un placer siempre

Virginia

viernes, 8 de agosto de 2014

Pacto de lealtad

Pacto de lealtad, Gonzalo Giner, Planeta, 2014
Siempre me habían hablado muy bien de este autor y sus dos anteriores novelas, exitosas y aplaudidas. Pero yo que no soy demasiado fan de la narración histórica que se retrotraiga mucho más allá del siglo pasado no atendí a las recomendaciones, para variar.
Pacto de lealtad me llamó la atención desde el principio y no me equivoqué. He descubierto un autor que escribe sencillo, mejor dicho, que hace que parezca sencillo y que te lleva a una lectura tranquila y cómoda, sin importar el número de páginas que tengas por delante. Según palabras del propio Giner esta novela le ha llevado 16 meses de escritura y 5 más de documentación. Os aseguro que tardaréis mucho menos en engancharos a su trama.
He aquí la historia de un perro, un homenaje sin duda; una visión distinta de la guerra y sus horrores desde el no entendimiento y la inocencia de un animal que vive por instinto. Un perro en medio de las turbulencias civiles y la barbarie nazi, un juguetón entre balas que van y vienen.
Los no amantes de los animales, como yo, es posible que os escudéis en la pereza a la hora de leer las aventuras de un perro, pero os aseguro que llegaréis a sentir ternura. Campeón es un héroe, y pronto conseguiréis empatizar con él y con su dueña Zoe. Cuando la vida de ésta se desmorona por completo en medio del conflicto, cuando necesita reinventarse y comenzar, cuando la suerte le da la espalda la fidelidad de Campeón conseguirá insuflarle la fortaleza necesaria para seguir adelante. Desde luego si algo es esta novela es una abierta declaración de amor por los animales (no es casualidad que Giner sea veterinario).
Disfrutad de esta novela de espías, traiciones, secretos, batallas y dramas, porque pese a todo es un libro para sonreír, para saborear con la tranquilidad de saber que pase lo que pase él estará pegado a tu pierna. Bravo Campeón!
Un gustazo
Virginia



lunes, 4 de agosto de 2014

En renovación.

Llega agosto y los calores nos han traído ganas de airear este lugar, que habitamos desde hace años y que ya pedía renovación de muebles. Así, estrenamos imagen gracias al saber hacer de Nerea Amo (instagram.com/nereagatea), creamos cuenta de twitter (@Leealfondo) y mientras pensamos si con cambiar la lámpara es suficiente o nos metemos con albañiles, vamos colgando entradas nuevas, pensando qué nos apetece contaros y qué os puede gustar. Si queréis hacer sugerencias, serán magníficamente recibidas. Y si no, esperamos que os guste el nuevo sillón, sí, ese tan cómodo en el que siempre apetece leer. Feliz verano.

viernes, 1 de agosto de 2014

Un millón de gotas


Un millón de gotas. Víctor del Árbol.  Destino. 2014
Tras una época sin conseguir que ningún título de los que invaden mi mesilla me captara lo suficiente vi con ansias un nuevo título de Víctor del Árbol, valor seguro para que una historia te atrape.

Es Gonzalo, un abogado que trabaja al lado del despacho de su todopoderoso suegro que dirige el mejor bufete de la ciudad y al que no quiere ni ver el protagonista de este lujazo de libro. La noticia de la muerte de su hermana hacen que Gonzalo intente comprender como es posible que aquella mujer que le cuidaba de pequeño, más madre que su madre, decidiera dejar este mundo.

Esa investigación hace que Gonzalo se convierta en el protagonista de la vida de su hermana y, por tanto, de todos sus problemas, sus dudas, sus luchas y sus recuerdos que el autor nos regala en forma de retrospectiva a aquellos años de la revolución rusa, la lucha contra el fascismo, la guerra civil española… dónde su padre Elías Gil pasa de ser un perseguido a una referencia de la lucha en la contienda.

Con un millón de gotas  tenéis asegurado un paseo por aquellas vidas que muchos de nuestros abuelos sufrieron, la lucha del día a día y su repercusión en sus descendientes.

Trabajar de forma tan magistral las distintas épocas y  conseguir unos personajes que aborrecemos o adoramos desde las primeras líneas de cada capítulo es un don que, una vez más nos demuestra el autor de joyas como Respirar por la herida o la tristeza del samurái.

Disfrutadla, con sus momentos terribles y sus alegrías, con sus rincones de pavor y sus regalos de ternura, con sus fracasos y sus victorias. Con todo, disfrutadla.

 

martes, 15 de julio de 2014

Todo lo que muere

John Connolly, Tusquets, 2004.

Hace unos días Virginia nos acercaba a una lectura poco habitual en ella, a la que había llegado por recomendación. Será el verano, que nos hace proclives a lectura a veces más fresca, o será que nada más enriquecedor que disfrutar con lo que alguien nos descubrió; coincide que yo también os presento un libro que en principio no creí que hojearía: una novela policíaca con armazón clásico (asesino en serie, policía cuya familia es cruelmente asesinada, bajada a los infiernos alcohólicos, reconvirtiéndose en detective privado con ansias de venganza), pero que, dentro de mi poca experiencia en el género, va más allá, ya que cuenta con dos puntos fuertes: la belleza de su prosa, que tiende a hermosas imágenes con frecuencia; y sus continuas reflexiones sobre el mal, sobre su presencia en nuestra sociedad, sobre cómo es posible que nuestro vecino pueda ser un asesino y no lo percibamos en su mirada.
"Ya no creemos en el mal, sino sólo en actos malvados que pueden explicarse mediante la ciencia de la mente. El mal no existe, y creer en él es sucumbir a la superstición, como cuando uno mira debajo de la cama por la noche o tiene miedo a la oscuridad. Pero hay individuos para quienes no encontramos respuestas fáciles, que hacen el mal porque son así, porque son malvados (...). Es fácil extraviarse en la oscuridad cuando se vive en los márgenes de la vida moderna, y una vez estamos perdidos y solos, hay cosas que nos aguardan donde no hay luz. Nuestros antepasados no se equivocaban en sus supersticiones: hay motivos para creer en la oscuridad (...).
Creo en lo que digo. Creo en la maldad porque la he tocado, y ella me ha tocado a mí."
Charlie Bird Parker tendrá que enfrentarse al Viajante, el asesino que torturó y asesinó a su mujer y a su hija. En su camino verá morir a otros inocentes y percibirá que la oscuridad que lo rodea siembra de muerte a los que se acercan a él. Pero sabe que de él puede depender que otros no sigan sufriendo lo que él ha pasado.

La novela es, en mi opinión, demasiado explícita, demasiado cruel en algunos momentos, conscientemente desagradable. Sin embargo, es fácil empatizar con el personaje, con sus amigos en uno y otro lado de la ley (mis preferidos son Angel y Louis, ya me diréis). Es rápida, intensa, mezcla varias tramas, tiene muchísimos personajes (algunos magníficamente descritos) y engancha. Me parece una lectura genial de verano. Os la recomiendo.


viernes, 4 de julio de 2014

Doctor sueño

Doctor sueño, Stephen King, Plaza y Janés, 2013
Han pasado treinta años de la publicación de El resplandor, más de 50 libros después y tras 400 millones de ejemplares vendidos, Stephen King vuelve a recuperar la historia del Hotel Overlook, pero esta vez de la mano de Danny, el niño que sufrió cada uno de los horrores allí vividos.
Confieso que no leí su anterior novela y ni siquiera valoré asomarme a ésta. Pero a veces la vida te pone delante de libros que jamás pensaste leer, une lectores y comparte historias a través de un puñado de páginas. Hacer caso a las recomendaciones es una buena opción, casi siempre. Eso es el resplandor, ¿no? Esto es ficción, pero las mentes con una conexión especial, mágica y fluida existen y a veces llegan a encontrarse, así que ¿por qué no creer que los protagonistas puedan hacerlo?
King ha rescatado a aquel pequeño desvalido ante los malos tratos de su padre y, convertido ya en adulto, vuelve para recomponerse del dolor, suplir sus ausencias y eliminar sus excesos. "Me preguntaba qué sería de él, si seguiría o no manteniendo ese talento, el resplandor de leer los pensamientos de la gente. Creció en una familia terrible. Su madre malherida sobrevivió de milagro a la paliza de la mesa del comedor, y el padre, Jack, era alcohólico, como yo… Sabía que Danny debía seguir estando rabioso con el mundo, porque su padre era un canalla que abusaba de ellos. La rabia es el centro del libro, de Jack a Danny hay una generación marcada por la rabia", decía el propio autor en una entrevista para El País.
Junto a Casey, Bill, John y alguna copa que otra irá desentrañando lo más siniestro de su pasado, tomando decisiones y enfrentando sus problemas. Pero… mientras su “sueño” ayuda a los ancianos de la Residencia a emprender su último viaje alguien le escucha, alguien espía su mente, alguien quiere comunicarse con él; un bebé desconocido hace sonar un piano cuando todos descansan; y el Nudo Verdadero avanza por cada carretera en busca de vapor. Misterio misterioso. Leedlo y lo sabréis.
Muchos de los que andáis por aquí sabéis que no es mi tipo de lectura, pero confieso que me ha gustado, (quizá porque lo he leído con cariño) y que he llegado a sentir ternura con algunos de los personajes de King y he deseado de lo malo lo peor para otros. Hablan de él como el rey del terror y ahora entiendo por qué. Mucha sangre, mucha fantasía (o no) y muchos planos de realidad para componer un mundo especial. Mundos especiales
Si no sois muy caguetas leedlo, y sino también, que si yo he resistido vosotros lo haréis.
Siempre King, y sus legiones de fieles seguidores ;)

Virginia

sábado, 31 de mayo de 2014

La hija del Este

Clara Usón, Seix Barral, 2012.

Salió hace un par de años. Yo lo dejé pasar aun cuando despertó bastante interés, no me había llegado su momento. Ahora puedo deciros que merece la pena.
Ana deja Belgrado a pesar del bloqueo de la guerra y viaja a Moscú con otros compañeros de carrera. Son los años noventa y el conflicto entre serbios y bosnios está en todos su esplendor. ¿Qué sabemos de lo que pasó allí? ¿Quién luchó contra quién, y por qué motivo? Debo reconocer que yo tenía una laguna absoluta en este sentido, y que gracias al libro he podido paliarla en parte. Pero esta novela es poliédrica, y además de explicarnos qué ocurrió, o parte de lo que ocurrió, tiene una reflexión muy interesante sobre cómo se generan los conflictos, cómo se construyen los nacionalismos, cómo se alimentan de miedo y de oposición. En la novela no sólo aparecen algunos de los principales actores que desencadenaron el conflicto (Karadzic, Mladic, Milosevic...), sino los protagonistas anónimos que sufrieron sus consecuencias. Y aún más: cómo cada persona toma partido, que argumentos esgrime, hasta qué punto puede permanecer ciega a todo aquello que niegue aquello que defiende. Y más y más: cuánto horror somos capaces de soportar, dónde están los límites.
Y está, por tanto, la narración de la guerra y la reflexión subsiguiente, y también está la microhistoria de algunos protagonistas, y ahí entra un factor que me ha sorprendido y que decido no desvelar aquí porque a mí me parece un spoiler en toda regla, aun cuando la editorial lo narró en la contraportada sin ningún pudor, desvelando una sorpresa a la que merece la pena llegar en su momento justo, pues digo yo que para eso la escritora nos lo cuenta en la página 100 y no en la 10.
Dijo hace poco un crítico al que admiro que el auténtico escritor es aquél que sabe narrarnos una realidad ajena a la suya propia. En esa línea, echo de menos más temas en los narradores españoles. Y es esa misma línea, Usón ha escrito una novela sorprendente, interesante, muy documentada, que sin duda merece la pena. Léanla. Ya está en bolsillo, no tienen excusa. Y luego, si quieren, hablamos de los padres y de cómo llevar el apellido familiar.

miércoles, 28 de mayo de 2014

La poesía está reviviendo

Hace unas entradas os recomendé, por primera vez en este blog, un libro de poesía. Recupero ahora, si me permitís, la poesía contemporánea para comentar el boom que estamos viviendo con toda una generación de nuevos poetas que ha dado un impulso tan fuerte como sorprendente al verso.

Nuestro lugar detrás del mostrador nos permite valorar muchas veces el estado del sector, los autores más influyentes, las tendencias según el momento… Y, desde hace unos meses, nos vemos rodeados de novedades poéticas cada vez más potentes y con mayor salida.
Marwan, sin ir más lejos, ha conseguido ser número uno en ventas durante varias semanas con sus Apuntes sobre mi paso por el invierno; Luis Ramiro y Elvira Sastre agotaron ejemplares de sus libros unos días después; IreneX o Carlos Salem triunfan con su poesía directa y sin pelos en la lengua… Y, por inercia, se multiplican los recitales en bares y pequeños rincones que abren sus puertas a la lírica.
Podríamos debatir aquí (¿algún purista en la sala?) sobre la calidad de estos nuevos poetas que, en la mayoría de los casos, vienen avalados por un rotundo éxito en las redes sociales, que además de ser una plataforma les permiten expansión infinita. Quizá no sean “Lorcas o Albertis”, o quizá se les estudie dentro de unos años. Pero a mi entender tienen la repercusión que ofrece contar las cosas cotidianas tal y como son. ¿Quién no ha sufrido por amor?, ¿quién no ha dejado o ha sido dejado? ¿quién no se ha sentido pequeño alguna vez?. Hablan de nosotros, de lo que vivimos todos, antes o después, de lo que sufrimos y sentimos, y ahí radica el secreto. Leerte a veces es la mejor manera de curarte…
Me encanta este resurgir de la poesía que, durante años y, tras ir viendo pasar a los clásicos y enterrar a sus últimos grandes (Ángel González, por ejemplo) ha estado relegada a cualquier estante oscuro y apartado. No había sitio en los anaqueles, pero vienen pisando fuerte, y las góndolas se quedan pequeñas para tanto poemario!
La poesía está reviviendo y eso es de celebrar
Virginia

Os dejo unas cuantas referencias por si os animáis:
-         Ajo, Micropoemas, Arrebato Libros
-         Carlos Salem, El animal, Ya lo dijo Casimiro Parker, 2013
-        Carlos Salem, Memorias circulares del hombre peonza, Ya lo dijo Casimiro Parker, 2013
-         Diego Ojeda, A pesar de los aviones, Noviembre Poesía, 2013
-         Elvira Sastre, 43 maneras de soltarse el pelo, Lapsus Calami, 2013
-         Elvira Sastre, Baluarte, Valparaíso, 2014
-         Escandar Algeet, Alas de mar y prosa, Ya lo dijo Casimiro Parker, 2013
-         Escandar Algeet, Un invierno sin sol, Ya lo dijo Casimiro Parker, 2013
-         IreneX, El sexo de la risa, Origami, 2013
-         Luis Ramiro, Te odio como nunca quise a nadie, Noviembre Poesía, 2014
-         Marcus Versus, Un mar bajo el suelo, Noviembre Poesía, 2013
-         Marwan, Apuntes sobre mi paso por el invierno, Noviembre Poesía, 2014
-         Marwan, La triste historia de tu cuerpo sobre el mío, Noviembre Poesía, 2013
-         Punterías, Irene G. Punto, Torremozas, 2014
-         Rafa Pons, A cuento de nada, Noviembre Poesía, 2014


martes, 20 de mayo de 2014

La piel dorada

La piel dorada, Carla Montero, Plaza y Janés, 2014
Claro, como me gustó mucho La tabla esmeralda decidí darle su tiempo a La piel dorada, y la verdad es que lo nuevo de Carla Montero me ha defraudado un poco.
Si en el anterior había coherencia en los hechos históricos, trama bien estructurada y una línea argumental sólida, en La piel dorada lo primero que me falla es la concordancia entre los acontecimientos que plantea y el espacio temporal en el que los enmarca, además del modus operandi, más propio de la actualidad que de los primeros años del siglo.
La historia parece nacer frente a un cuadro del Museo del Prado, según palabras de la autora, y narra una serie de asesinatos en cadena que Karl Shlackman debe investigar y que, de una manera un tanto forzada, hay que enlazar con Inés, amante de uno de los mejores pintores de Viena, que como mínimo es intrigante y escurridiza.
Hugo, amigo de Karl, mujeriego de profesión y con una incomprensible tendencia a meterse en líos, acapara todas las miradas bajo la excusa de su vida disoluta.
Y hasta aquí íbamos bien. Pero hay una especie de ambiente de alucinación, esotérico, fantástico, ilusorio, con situaciones decadentes y espirales narrativas que me dan la sensación de ocultar una falta clara de consistencia en la base de la historia y de querer disfrazar las carencias.
Con estos ingredientes y el precedente del libro anterior me parece que no ha sabido sacarle partido y el resultado es mediocre (siendo generosa).
No sé no sé…
Por cierto, el título no sé si refleja lo que es el libro en sí. Posiblemente si yo fuera la autora habría elegido cualquier otro, y posiblemente por eso no soy ni seré nunca escritora.
Virginia



sábado, 10 de mayo de 2014

Inés y la alegría

Inés y la alegría, Almudena Grandes, Tusquets, 2010
Después de tantos libros leer sobre la guerra y la posguerra puede resultar tedioso, repetitivo o insulso. Pero sólo a veces, porque cuando te encuentras con una historia como la de Inés el paseo por las páginas te dibuja una sonrisa, te enseña y acabas apropiándote de sus vivencias.
Si algo tuvo nuestra guerra, como todas supongo, fue la soledad de los soldados, de los camaradas que se partían la cara en el frente siguiendo las órdenes dictadas desde cualquier despacho y que miraban a los ojos del enemigo antes de disparar. De esto va esta historia, de esto y del amor en tiempo de fusiles, porque el amor existe más allá del conflicto y las circunstancias: “así eran las cosas, y todos lo sabíamos, pero más nos importaba saber que seguían existiendo los besos en la boca. Eso nos importaba más que comer”. Pero la Historia no respeta los asuntos del corazón, y un mal paso enamorado te aleja del éxito y el reconocimiento posterior. Y sino que le pregunten a Dolores Ibárruri, a Carmen de Pedro, a Francisco Antón, a Jesús Monzón… Si implacable es la guerra, letal es la ceguera del amor si se trata de unir al poder.
Inés es la niña bien del barrio mejor y familia impecable que está empezando a vivir cuando la guerra golpea la puerta de su casa para ponerle frente a los ojos una realidad que no cabe entre las cuatro paredes de su piso acomodado. Un amor a destiempo que la delata a cambio de su propia libertad cambia la vida cómoda que le esperaba desde la cuna por una supervivencia constante, luchando por unos ideales incomprensibles para unos y condenables para casi todos. La cárcel de Ventas, un convento, una casita de campo… Inés crece a la vez que su desasosiego, hasta que con más valentía que cabeza consigue llegar hasta el Valle de Arán y después a Francia, donde encontrará por fin la familia de soldados con los que recuperará la alegría y el sentido de su existencia.
Dura historia de un exilio cuyo único fin durante largos años es volver, esta vez triunfadores, a la tierra de la que se vieron obligados a huir. Pero hacerlo con una sonrisa es el mérito de Inés y de todos y cada uno de ellos. Valentía, amor, dudas, engaños, conspiraciones… todo junto en un puñado de páginas que rezuman amor y trasmiten esperanza.
Seguiremos leyendo el resto de los Episodios de una Guerra Interminable que Almudena Grandes promete. Y esperemos que la magnitud del proyecto no destiña el resultado.
Vale la pena leerlo
Virginia


viernes, 25 de abril de 2014

La cuarta señal

José Carlos Somoza, Minotauro, 2014.

Imaginen un mundo con una versión virtual en la que cada individuo se conecta diez o doce horas al día. Un mundo virtual donde cada persona escoge cuántos alias quiere tener, cómo son físicamente, que permite trabajar (y ganar dinero real), que permite disfrutar de todos los placeres porque la conexión implica una diadema con la que conectarse cerebralmente, y al hacerlo, que percibamos sensaciones, olores, gustos. Frío. Éxtasis. Dolor. En la propuesta de Somoza, ese mundo virtual se llama Órgano y ha conllevado la salida de la crisis económica, a la vez que ha construido otro modelo de sociedad, donde cada individuo puede obtener lo que desea, convertirse en lo que quiera, sin ataduras morales ni consecuencias; pero donde nadie tiene que ser lo que parece, donde todo puede ser una mentira.
María, madre soltera de una niña de once años, se niega a entrar en Órgano, pero después de dos años en paro no puede resistirse a utilizarlo como opción para encontrar empleo. Al hacerlo, conocerá a personajes atractivos e interesantes, e incluso empieza a enamorarse de alguien. Pero a la vez, sin ser consciente, se adentra en un juego de grandes dimensiones, donde la música de Bach, la matemática y el poder se unen en una conspiración para controlar Órgano, y con él, la sociedad en su conjunto.
Novela de aventuras en su variante futurista, tiene un gran principio, pero se va desinflando de manera progresiva. Mantiene la atención pero según avanza uno empieza a cansarse, y se estira tanto el final que es fácil desfallecer. Sin embargo, la propuesta de Órgano y todas sus posibilidades son muy interesantes, y conllevan un espejo en el que mirar aquello en lo que nos estamos convirtiendo. Entretenido, pero flojo al final.


viernes, 4 de abril de 2014

París no se acaba nunca

Enrique Vila-Matas, Anagrama, 2006.

Que Vila-Matas me parece uno de los mejores escritores españoles vivos, muchos ya me lo habrán oído decir. Ahora iré más allá, y añadiré que éste es un libro fantástico, absolutamente recomendable para todo aquel con interés cultural, con gusto por la ironía y con cierto aire (o sorna) afrancesado. Así que nadie espere una reseña imparcial, porque me declaro rendida desde el principio.

El narrador comienza confesando que siempre ha querido parecerse a Hemingway, su ídolo de juventud, aunque nadie le encuentre el parecido con él. Emulándole, viajó en su juventud a París; pero al contrario que el americano, el narrador fue allí "muy pobre y muy infeliz". El libro, que pretende ser una conferencia de tres días sobre la ironía, es una revisión de sus años de juventud, de sus temores e incertidumbres como narrador novel, de los consejos que va adquiriendo de los autores con los que se cruza (especialmente, con los de Marguerite Duras, su casera), de la desesperación impostada o real, y en fin, de tantos personajes que vivían en los setenta en París, de los libros que leyó, las películas que vio, y todo aquello que le permitió pensar en algo mientras se tumbaba en su buhardilla.

Divertido, con la profundidad a la que nos tiene acostumbrados, ameno y reflexivo a la vez, este es de los libros que dejan huella. Ábranlo. Lean la primera página, y si nos los atrapa desde el principio, no tiene sentido seguir. Pero si le encuentran la magia, acomódense, porque el viaje merece la pena.

Iris.


domingo, 23 de marzo de 2014

Consummatum est

Consummatum est, César Pérez Gellida, Suma de Letras, 2014
“Todo se acabó”
Versos, canciones y trocitos de carne se despide por todo lo alto con este título elocuente y significativo.
Después de un Memento Mori frenético y sangriento pero algo descuidado, y de un Dies Irae mucho más pulido formalmente, empapado de Historia, núcleo central y decisivo del desarrollo de la acción, Consummatum est es el resultado de unir ambos precedentes y tener la maestría de cerrar la historia hasta dejarla redondita y sin fugas. Todo un logro de agilidad, mucha chicha, mimo estilístico, lenguaje más que escogido, giros argumentales, sorpresas… ah, y poesía y mucha música, por supuesto. Desenlace en mayúsculas.
Augusto sigue empeñado en acabar su Obra y difundirla al mundo, esa cruzada particular con la que va regando de cadáveres cada ciudad que pisa (y el chico nos ha salido viajero). Y Ramiro, más al límite que nunca y cegado por la ira, vive para alcanzarlo y vengar cada una de las muertes de las que tanto se vanagloria. Es un duelo de fuerza e inteligencia, una guerra emocional y a cara de perro que ambos han perdido de antemano, y lo saben. (Destaco aquí sin que me acusen de spoiler un encuentro que bien recuerda al mítico careo de Brody y Carrie en Homeland, y eso… mola mucho mucho)
Augusto destila crueldad e inteligencia, y como todo asesino en serie que se precie consigue que le odies. Pero si se trata de abrirnos paso en las mentes criminales Gabriel no deja de ser un pobre diablo, una víctima de sí mismo que sólo encuentra su razón de ser en devolverle al mundo lo que éste le ha dado, sufrimiento y desamparo. Nos desprecia tanto como nosotros a él, pero nos necesita para ser alguien y pasar a la historia.
Sancho, #miSancho si se me permite, es EL personaje. Es inocente, bondadoso, enamoradizo… de los que te sacan una sonrisa amplia y con los que empatizas humanamente desde el minuto cero. Evoluciona peligrosamente hasta la obsesión y pasa de ser el típico pagafantas con pistola a convertirse en todo un poli duro y curtido al que los golpes agudizan el ingenio y la puntería.
Gracia, tan dura y tan rendidita a los encantos del pelirrojo; Erika, experta en cerebros corrompidos y alentada por el recuerdo de Carapocha; y Ólafur, el mayor enemigo de sí mismo pero con la experiencia suficiente para ayudar a resolver los crímenes complementan, sin duda, la narración con encuentros intensos, compenetración, trabajo en equipo y un mismo fin: el malo malísimo.
Si algo me molesta especialmente es llegar al final de un libro y encontrarme con un desenlace incoherente y descolgado. Esta historia acaba como tiene que acabar, donde y como empezó. O eso parece, porque “normalmente, lo que parece es simplemente eso: lo que parece que es”.
César Pérez Gellida se ha convertido por derecho (y por revés) en uno de los grandes del género, evolucionando en cada nueva entrega, afinando su estilo, ambicioso en las formas y enlazando el argumento con tanta precisión que consigue que leas 600 páginas de una sentada y sudes tinta china detrás del malo. Quizá no volvamos a encontrarnos con estos personajes a los que ya habíamos cogido cariño, pero estoy segura que volveremos a ver a César con nuevos proyectos exitosos y bien hechos.
Gracias por dejarnos disfrutar tanto. Somos muy “fanes” tuyos por aquí (y con lo de Lorenzo Silva nos has ganado para siempre)
No os recomiendo que la leáis, casi os obligo, nosotros ya lo hemos hecho y sabemos de lo que hablamos

Virginia


lunes, 10 de marzo de 2014

El francotirador paciente

El francotirador paciente, Arturo Pérez-Reverte, Alfaguara, 2013
La nueva novela de Pérez-Reverte llegó a las librerías para Navidad, como el turrón. Es caballo ganador, lo sabe él, la editorial y quienes le leemos, pero eso no significa que acierte siempre.
La trama se centra en Sniper, un grafitero escurridizo y misterioso que a lo largo de varios años dedicándose a marcar las paredes de medio Madrid se ha granjeado fama y leyenda a partes iguales. Siempre alerta, alejado de la legalidad, sin intención de dar la cara, ni “oficializarse” y dejar de ser un “pintaparedes” para convertirse en artista, Sniper es el objetivo perfecto para los buscadores de pelotazos culturales.
Será Lex, Alejandra Varela, una experta en arte urbano, la encargada  de tratar de encontrarle y ponerle en los morros una suculenta oferta de una editorial que le ofrece dinero, reconocimiento y protección sin miramientos. (Si se me permite ella es la verdadera protagonista del libro, sobre la que recae el peso y la que dirige la trama).
Y ahora es cuando dejáis de tenerle ganas porque el tema no os interesa nada. Ni a mí, ya lo sé, pero os prometo que engancha y consigue atraparte no con ansia pero al menos con curiosidad.
No voy a venir yo a descubrir el buen hacer del autor; su impecable uso del lenguaje; la sucesión de entrevistas del prota con personajes secundarios con la que construye el argumento; el trabajo de documentación... bla bla bla
Hasta aquí la pomada.
Porque si hay sacar un libro en una fecha se saca, si te comprometes con la editorial te comprometes, pero al menos remata la historia, ¿no? No dejes personajes colgados, no des un giro final que lo resuelve todo así como con prisa (aunque sea explosivo) y no tendrás que leer que tu última obra flojea y que supone un tropiezo en tu trayectoria. Vamos, digo yo. Porque eso es lo que me parece, que la historia no queda redonda, y mira que íbamos bien.
¿No será que la crítica directa al sector cultural, el manotazo a una sociedad vacía de ideales y vendida al dinero nos suena de cerca don Arturo? Ya nos lo decían en el cole... no es que esté mal, pero yo sé que tú lo puedes hacer mejor, así que te pongo un aprobado raspadillo para que a la próxima te esfuerces más, aunque tardes.
Leedlo y comentamos, que 300 páginas se las ventila uno en una tarde tonta.
Virginia
 

domingo, 23 de febrero de 2014

Yo antes de ti

Yo antes de ti, Jojo Moyes, Suma de Letras, 2014
Ya os he comentado que una de las múltiples ventajas de ser librero es que no sólo te enteras antes que nadie de las próximas novedades, sino que a veces tienes el privilegio de leerlas. El común de los mortales tendréis que esperar aún un poquito, pero os recomiendo que no perdáis de vista este libro.
He de reconocer que lo empecé con reticencias, como lectura de autobús, sin muchas pretensiones, y que con el paso de las hojas me he descubierto a mi misma con ansias por saber como acababa la historia.
Will y Lou son dos personajes tan antagónicos que cuesta creer que vayan a encontrarse, pero lo hacen, y no sólo para evidenciarle al otro que existen más formas de vivir, sino para descubrir que juntos son “la mejor manera de ser felices” que ambos podrían esperar dadas las circunstancias.
Si queréis adentraros en una historia de amor, del de verdad, del sincero y desinteresado; si queréis conocer los porqués más íntimos de algunas de las decisiones más duras que nadie puede tomar jamás; si queréis mantener la esperanza hasta el final, vivir a medio camino entre la comprensión y el egoísmo… no dejéis de echar un vistazo a este libro que como mínimo conmueve y te deja en un debate moral de difícil salida.
Quizá hay demasiadas historias como ésta, tan duras como reales. Quizá mirar hacia otro lado sea lo más cómodo, pero si leerlo sirve para reflexionar, habrá valido la pena.
Me deja con media sonrisa y revuelta a la vez
Os lo recomiendo (A la venta el 30 de abril)

Virginia

martes, 4 de febrero de 2014

Barba azul


Amélie Nothomb.  Anagrama. 2014

Una vez más me han regalado la oportunidad de leer una novela de la Nothomb, y ésta nueva novela es de las que me gusta de la japonesa-belga. De esas como “Higiene del asesino” donde la excéntrica escritora hace gala de ser una reina de los diálogos una vez más.

¿Conocéis el cuento de Barba Azul?, es un clásico de Perrault publicado en 1697 en el que se cuenta como una mujer descubre una habitación prohibida donde su marido guarda todos los cadáveres de sus anteriores esposas. Nothomb hace una adaptación de ese cuento en el siglo XXI dando los papeles protagonistas a Saturnine, una joven parisina cansada de vivir en pisos horribles de alquiler y ve en un anuncio de un periódico una oportunidad increíble. Una habitación con derecho a baño y cocina por 500€ al mes. No puede ser, tiene que ser una broma. Decide presentarse a la entrevista para conseguir esa ganga y conoce al propietario del suntuoso lugar, un español aristócrata, grande de España, excéntrico, ni guapo ni feo, nada atractivo para ella pero eso le da igual, es una oportunidad que no puede perder, y no lo hace.

La convivencia se hace extraña, Saturnine no deja de recordar lo que escuchó sobre ese hombre, que las ocho anteriores coinquilinas habían desaparecido y nunca se supo nada más de ellas. Pero las cenas de lujo, la cama increíblemente grande, cómoda y el buen champán francés consiguen que ese recelo vaya desapareciendo día tras día.

Una  par de horas bien aprovechadas para disfrutar de este cuento perfectamente actualizado por una autora que desde que me la descubrieron (gracias Iris) casi nunca defrauda.

Lo Mejor. Demostrar una vez más que en 130 páginas se puede escribir un gran libro.